Impermeabilizar la cubierta de nuestra casa o edificio. ¿Qué debes saber?

La cubierta es la parte del edificio destinada a protegernos de los agentes externos. Dicha protección debe soportar unas condiciones extremas, que variarán en función del clima de cada zona. Impermeabilizar es una tarea que hay que analizar y te ayudamos con estos consejos a tomar una decisión acertada.

No tenemos que pensar cuál es la mejor impermeabilización, ya que no existe. Lo que nos debemos preguntar es:

¿Qué impermeabilización me conviene más?

Estos son los puntos a destacar para elegir el tipo de impermeabilización:

1. El tipo de impermeabilización actual

Según nuestro criterio primero debemos mirar qué es lo que tiene puesto la cubierta antes de decidir qué vamos a aplicar ya que algunas opciones son incompatibles.

Tipos de protecciones existentes, sus ventajas e inconvenientes:

Protecciones pesadas
Las protecciones pesadas son las más conocidas, que están compuestas por un material pesado que protege la impermeabilización e incrementa el peso de la cubierta.

Entre las protecciones más conocidas podemos encontrar:
– Capa protectora de mortero
– Protección de losas superpuestas
– Capa protectora de tierra
– Capa protectora de grava

Ventajas: la principal ventaja de las protecciones pesadas es que la impermeabilización no queda a la intemperie. Esto hace que esté protegida de los rayos UV, del frío y del calor, alargando la vida de la impermeabilización. Todas las impermeabilizaciones se pueden aplicar tras la retirada de tierra y grava.
Inconvenientes: el inconveniente principal de las protecciones pesadas es su precio. En la mayoría de los casos su precio es bastante elevado.

Impermeabilizaciones autoprotegidas
Este tipo de protecciones van adheridas al propio soporte, así no hay aumento de peso de la cubierta.

Los más usados son:
– Láminas asfálticas
– Láminas de PVC
– Caucho acrílico (líquido)
– Poliuretano líquido

Ventajas: Su principal ventaja es que son más económicas y mucho más fáciles de reparar si hay zonas dañadas, además de su aplicación sobre la impermeabilización ya existente (si está en buen estado).
Inconvenientes: Dependiendo del tipo tiene unos inconvenientes distintos.
Sistemas de láminas: su principal problema es que no se pueden utilizar para zonas transitables (excepto las asfálticas de pizarra o gofrado).
Sistemas líquidos: el mayor problema de estos sistemas es la lluvia.
En épocas lluviosas o temperaturas distintas a las indicaciones del fabricante, es muy arriesgado aplicarlos, ya que si hay humedad en el soporte pueden aparecer ampollas en la impermeabilización.


2. El uso que se le vaya a dar

Como hemos podido leer, no todos los sistemas valen para todo, por lo que tendremos que elegir un tipo de impermeabilización según el uso de la cubierta. No es lo mismo una cubierta sobre la que transitarán vehículos (donde elegiremos sistemas pesados protegidos), que aquellas para el tránsito peatonal habitual o para el tránsito ocasional (cubierta visitable por los propietarios).

Para las cubiertas no transitables (sólo para mantenimiento) nos decantaremos por sistemas autoprotegidos de láminas asfálticas, sistemas autoprotegidos de láminas de PVC, sistemas de caucho líquido o sistemas de poliuretanos.

3. El acceso a la cubierta para impermeabilizarla

Por otro lado hay que tener en cuenta algo muy importante: el coste que supone acceder a la cubierta (andamios, acarreos, etc.) para poder realizar dicha impermeabilización.

Teniendo en cuenta el coste de andamiaje, habrá que valorar qué sistema conviene más, si el que hay que mantener en periodos de tiempo cortos o el que es más caro pero se accede a él en periodos de tiempo largos.

4. El presupuesto disponible para realizar la obra

El presupuesto puede oscilar mucho dependiendo del tipo de impermeabilización y las necesidades de cada comunidad de vecinos.

Impermeabilización5. Las garantías que ofrece cada sistema

Es muy importante la realización de una prueba de estanqueidad una vez finalizado el trabajo, constatando de este modo que el trabajo está bien hecho.
Según el tipo de impermeabilización que soliciten tiene una garantía muy distinta a otra.

 

Fuente: www.plusvecinos.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *