LO QUE NUNCA DEBERÍAS HABER HECHO PARA COMBATIR UNA PLAGA

Agujeros en los paquetes de cereales, interminables filas de hormigas, muebles que se deshacen al tocarlos, incómodos ruidos por la noche, avisperos en la piscina, plagas de arañas en las zonas comunes… Combatir una plaga no es fácil. Cuando descubres que compartes tu hogar con indeseados visitantes tu cuerpo entra en un proceso de tensión. Un escalofrío recorre tu espalda hasta la nuca y comienzas a asomar la cabeza por las esquinas antes de ir saltando y de puntillas de una habitación a otra.

Es entonces cuando los enanitos de tu cabeza comienzan a trabajar a toda máquina. Y te sugieren un montón de ideas que nunca deberías haber puesto en práctica.

MALA IDEA PARA COMBATIR UNA PLAGA DE ROEDORES

Quisiste pasarle el bulto a otro y te compraste un gato. El problema es que subestimaste el número de tropas enemigas y no lo volviste a ver. No sabes si el lindo minino aguarda momificado en lo alto de algún armario, si ha servido de banquete para tus peludos inquilinos o si, directamente, hizo las maletas y se fue de casa.

Existen diversos métodos para deshacerte de forma eficaz de ratas y ratones, tus incómodos vecinos. Las trampas y cebos para roedores funcionan bastante bien si los atraes con alimentos que sepas que ya han comido antes. Si te decantas por el veneno, acuérdate de usar guantes para manipularlo, para evitar que las bolsitas cojan el pestilente aroma a humano y para eso de guardar normas básicas de seguridad.

EL PEOR MÉTODO PARA ACABAR CON LAS CUCARACHAS

Por amor a los métodos tradicionales, decidiste ir iluminando luz habitación por habitación todos los recovecos con luz fluorescente y lámparas de LED y aguardar la estampida en la puerta de la estancia. La belleza de la estrategia estrella era bella por su sencillez: zapatazo y chancletazo. Fueron muchas las bajas, pero no las suficientes. Sin embargo, tu proveedor de electricidad te llamó para felicitarte y te animó a volverlo a repetir.

Si tu dulce hogar y tu comunidad de propietarios están anegados de cucarachas, lo mejor que puedes hacer es llamar a una empresa de fumigación para que se hagan cargo. Si todavía no han sucumbido a la catástrofe, estás a tiempo de fumigar tú mismo los rincones por los que sabes que deambulan. Utiliza polvos de ácido bórico o  sprays matabichos específicos a la venta en supermercados, droguerías y ferreterías. Lo más importante es mantener unas sencillas normas de prevención tras la fumigación. No dejes comida fuera y coloca trampas de cucarachas (Cucatrap) debajo de los armarios y en húmedos y oscuros rincones.

CÓMO NUNCA ERRADICAR UNA PLAGA DE HORMIGAS

Las hormigas salían de todas partes en hileras interminables al acecho de la cáscara de naranja que dejo el niño olvidada en el patio tras su merienda. Levantaron el polvillo de entre las baldosas para abrirse paso y colonizaron todo el arenero. Las zonas comunes de la comunidad de propietarios eran su feudo. Vosotros, los incómodos inquilinos.

Tu jardín no ha vuelto a ser el mismo desde que le prendiste fuego para acabar con la plaga de hormigas. Los bomberos todavía se acuerdan de ti y tus vecinos te guardan más estima que nunca. Es más, te dan palmadas en el hombro cuando te encuentras con ellos en el ascensor.

Si eres más naturista que las amapolas, rocía con zumo de limón, canela o pimienta roja las grietas por donde detectes que se cuelan las hormigas. Si te van más los remedios duros, sigue la hilera hasta dar con la fuente y echa polvos insecticidas. En el mercado, hay un montón de alternativas que te darán un respiro. El metil paratión funciona muy bien, pero más te vale utilizarlo con guantes, máscara y, si es posible, un traje anti-radiación (Traje NBQ). Llama a un especialista si lo ves complicado.

¿POR QUÉ NO DESHACERTE DE LAS GOLONDRINAS Y DE LOS MURCIÉLAGOS?

Las golondrinas y los murciélagos anidan en los aleros de los tejados, son incómodos, muy escandalosos y lo llenan todo de mierda (En el sentido literal de la palabra). Sin embargo,  son especies silvestres protegidas en muchas regiones.

La responsabilidad de retirar los nidos de golondrinas y murciélagos corresponde a la Administración Pública. Ponte en contacto con ellos antes de iniciar ninguna acción drástica. De no hacerlo y tomarte la justicia por tu mano, podrás padecer “incómodas” consecuencias legales.

La prevención de plagas en tu Comunidad es un trabajo muy exhaustivo a tiempo completo que consiste en que cuando llegue el calor, no dejes comida sin guardar. Combatirlas ya requiere un nivel superior. Infórmate en tu droguería o ferretería sobre cuál es el método que mejor se puede adaptar a tu situación. En todo caso, vela por tu seguridad y por la de los que están a tu alrededor.

¿Has tenido alguna vez alguna inenarrable idea para luchar contra una plaga? ¿Eres de los que prefieren aguardar debajo de la sábana a que todo pase?¿Estás teniendo problemas para combatir una plaga en la comunidad de propietarios?

Por favor, comparte con nosotros tus secretos más profundos.

Fuente: micomuniweb.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.